Vuvuzela ¿Qué pasó con el instrumento de la Copa del Mundo?

El mundial de fútbol es el acontecimiento deportivo que más seguidores tiene y que más gente utiliza el bet365 para informarse y para apostar ya que no quieren perderse ninguna novedad de las que ocurren en el partido.

Cada mundial tiene algunos elementos particulares, hechos, himnos e incluso objetos que pasan a la historia y quedan vinculados a ese mundial o en el caso de la Vuvuzela, un objeto que quedó ligado a la fanaticada en otros países a partir del mundial de Sudáfrica 2010. 

Esta especie de trompeta africana se metió en el corazón de los fanáticos de todo el mundo, pero al utilizarla en los distintos juegos primero se metió en los oídos… hasta el alma, porque el sonido de la Vuvuzela es por demás estridente, de ahí que se hayan generado algunas polémicas sobre si se debe o no permitir este artículos en competencias deportivas importantes. 

Las vuvuzelas de Sudáfrica 2010 hicieron tanto ruido como un jet

Al tratarse del mundial en Sudáfrica, el instrumento tan conocido en el país estuvo presente en prácticamente todos los juegos, muy a pesar de sus detractores que nunca dejaron de criticar el sonido y sobre todo, cómo puede afectar el juego. 

Desde el lado de los fanáticos que odian la vuvuzela la queja era muy clara: Al tener a 20, 30, 60 personas o más sonando con fuerza la vuvuzela cerca de tu asiento, era literalmente imposible disfrutar de juego, entender a los narradores e incluso comunicarte con tu compañero de asiento. 

No es exagerada la queja, el instrumento tiene normalmente entre 70 y 100 cm de largo, y al tocar tantos como vimos en los estadios (en más de una ocasión había cientos de vuvuzelas en un juego), la potencia del sonido llega a los 130 decibelios, lo que representa el mismo nivel de ruido que hace un jet al despegar. 

Derecho del pueblo sudafricano por su cultura

Las quejas por las vuvuzelas fueron más allá de los fanáticos y algunos equipos, como es el caso de Inglaterra, se quejaron del sonido de estas trompetas, pero desde la FIFA la respuesta fue rápida: El instrumento forma parte de la cultura africana, por lo que se permitió su uso sin ningún tipo de limitante. 

Paradójicamente, mientras los jugadores se quejaban, miles de fanáticos de los distintos equipos se armaron con su vuvuzela y durante el mundial, pudimos notar cómo en cada partido había más y más vuvuzelas sonando. 

Con el tiempo, este artículo que siempre nos recordará al mundial de Sudáfrica 2010, ha caído en desuso en cuanto a las competencias internacionales y el propio mundial, algo normal ya que su llegada a dicho escenario fue como algo de moda, para el momento. No desaparecerá por completo, siempre hay algunos fanáticos con vuvuzelas en cualquier mundial, además de servir para “desconcentrar” a los jugadores del equipo contrario.

Para los jugadores, esta reducción en el uso de la vuvuzela es una gran noticia, el entrenamiento físico y psicológico de cualquier jugador profesional lo prepara para abucheos y gritos de la fanática del equipo contrario, pero el sonido de cientos de vuvuzelas es otro nivel.